miércoles, 11 de junio de 2014

Capítulo 4: Quiero saber

- Jack... - Pudo decir finalmente Elsa rompiendo el incomodo silencio que se había formado. -El chico de la ventana... - Un torbellino de emociones la invadió, no sabía que más decir. Había pasado cada día tratando de encontrarle, buscando pistas... lo que fuera, lo habló con sus padres y pensaron que solo era un amigo imaginario que se había inventado para no aburrirse tanto tiempo sola. En ocasiones incluso dudó que su encuentro fuera real, pero, después de años ahí estaba él de nuevo, frente a ella y exactamente igual. - ¿Por qué...? Estas igual que la primera vez que te vi... - Elsa comenzó a respirar con un poco de dificultar, estaba alterada y la nieve que caía a su alrededor lo confirmaba. - Me he pasado años buscándote... ¿Por qué desapareciste de repente? ¿Por qué no volviste nunca? ¿Por qué nadie sabe nada de ti? ¡No tienes un aspecto que pase desapercibido... nadie capaz de... volar pasa desapercibido!
- He cálmate fiera... o majestad - hizo una leve reverencia inclinando la cabeza. - No era mi intención, lo siento, yo... quería venir antes...
- ¿Cómo lo haces? - Interrumpió Elsa.
- ¿Qué?
- Tus poderes ¿Cómo los controlas?
- ¿Me lo está preguntando la persona que se montó un chale de hielo en lo alto de una montaña?
- ¡Déjate de tonterías! ¡Respóndeme, enséñame antes de que vuelvas a desaparecer! - La nieve que cubría sus pies se convertía lentamente en hielo afilado.
- ¡Eh relájate! Y no voy a desaparecer, no esta vez. Y no puedes controlar nada si no te controlas a ti misma.
 Jack quiso acercarse pero inmediatamente Elsa se apartó bruscamente y un soplo de aire procedente de ella agitó el pelo de Jack.
- ¿Por qué tanto miedo? No voy a hacerte nada.
- Tu a mi tal vez no... pero yo a ti sí. - Sus ojos reflejaban un profundo miedo.
 Jack no pudo evitar soltar una carcajada, la reina no entendía que le hacía tanta gracia.
- No puedes hacerme daño, no te preocupes por eso. - Se apoyó sobre su bastón con ambas manos y sonrió. - Nadie puede en realidad.
 Elsa le miró dubitativa.
- ¿Qué quieres decir?
 Jack la miró y dudó unos instantes antes de responder. Pensaba que debería saber la verdad pero no estaba seguro de si podría entenderla. Tampoco sabía cómo explicárselo.
- ¿Sabes quién es el Hada de los dientes? - Dijo finalmente Jack.
- ¿Quién? - Dijo con expresión dubitativa.
- Ya sabes: El Hada que se lleva los dientes de los niños cuando se les caen.
- ¿Disculpa? - Cada vez estaba más confusa y su mueca se hacía más evidente.
- Vale... veo que no. A ver, para resumirlo... digamos que no soy de este mundo. - Elsa no cambió su cara. - El por qué nadie sabe nada de mi es sencillo y es porque nadie más que tu puede verme.
- ¿Qué? No, eso no tiene sentido.
- No, no tiene mucho sentido: Como tú has dicho puedo volar y eso no pasa desapercibido, pero tanto el día que te encontré en la ventana como hoy he estado entre la gente del pueblo, incluso con tu hermana, y nadie, nadie más que tu es capaz de verme.
- ¡Mi hermana! ¿Qué? No, espera ¿Insinúas que eres un fantasma? - Cada vez hacía más frío en la habitación, algunos muros comenzaron a agrietarse.
- ¡Eh, no! Tranquila, tranquila. - Intentó acercarse de nuevo para calmarla pero una vez más se apartó. - No soy un fantasma soy... soy un... ¡un guardián!
- ¿Guardián?
- ¡Sí! Y estoy aquí para ayudarte.
- ¿Y por qué no me ayudaste cuando era una niña? Cuando más lo necesitaba... esto podría haberse evitado ¡¿Por qué no me ayudaste entonces?!
 El viento el hielo y la nieve que la rodeaban se volvió loca y los pedazos de hielo volaron velozmente hacia Jack, pero antes de que impactaran contra él clavó su bastón en el suelo y la tormenta se calmó por completo, solo la nieve y el hielo quedaron sobre el suelo.
 Elsa observaba la situación perpleja.
 Jack se inclinó y cogió un montón de nieve con el que hizo una bola y le sopló delicadamente.
- Sabes majestad, tengo la sensación de que hace mucho tiempo que no te diviertes.
 Y con estas palabras le lazó la bola a la cara. Elsa no se lo esperaba, la bola impactó contra su cara dejándole el rostro rojo y la boca llena de nieve. Pero por extraño que fuera no se enfadó, siendo exactos, no supo cómo reaccionar, pero de repente una sonrisa se esbozó en su rostro y de entre sus labios escapó una pequeña carcajada. Ponto olvido sus poderes, el miedo y el peligro. Hizo otra bola de nieve para contraatacar pero Jack fue más rápido y le lanzó otra, que esta vez dio en el hombro. Así comenzó una batalla de bolas de nieve en el piso superior del palacio; Jack volaba por la habitación provocando a Elsa y esta trataba de acertarle con las bolas de nieve, de vez en cuando el bajaba para recargar la munición y llenar de nieve a la reina. Por primera vez en años Elsa recordó lo que era divertirse.
- Vamos reina de las nieves estoy aquí ¿A dónde apuntas? - Decía Jack entre risas mientras volaba por la habitación.
 Pero sin pensarlo siquiera, Elsa creó con sus poderes una enorme bola de nieve que impactó de pleno sobre Jack tirándolo al suelo y enterrándolo. Fue entonces cuando Elsa fue consciente de lo que había hecho y la habitación comenzó a cubrirse de escarcha. Dio un pequeño grito.
- ¡No Jack! - Jadeó. - ¡Jack, Jack responde por favor, Jack!
 Se arrodilló junto al montón de nieve y comenzó a escarbar desesperada sin dejar de llamar al muchacho. De repente un montón de nieve se movió mientras iba cayendo del cuerpo de Jack que finalmente quedó sentado en el suelo.
- Valla, buen golpe. - Dijo frotándose la nariz.
- ¡Oh Jack! - Se lanzó sobre el abrazándolo, pero enseguida se separó. Jack no tuvo tiempo de reaccionar. - Lo siento, yo...
- No pasa nada. - Dijo con una sonrisa. - Me gustan los abrazos, pero ¿ves? no ha pasado nada.
- ¿Ni un rasguño? Estas seguro... ha sido suerte, podía haberte hecho daño. - Dijo mientras se giraba.
- Eh, eh, no, ya te he dicho que a mí no me va a pasar nada. - Le agarró el brazo pero ella se soltó rápidamente y le hecho una mirada llena de temor y duda. - Creo... que ya has tenido suficiente diversión por hoy ¿no? No estás acostumbrada. Es hora de enseñarte a controlar ese don tuyo.
 Por un segundo los ojos de la reina se iluminaron, pero pronto volvieron a la normalidad, pues recordó algo que Jack había dicho.
- Antes dijiste que viste a mi hermana ¿Cómo esta?
- Oh, se le ve bien y llena de energía. Incluso va a venir a verte, esta de camino.
 Los ojos de Elsa se abrieron como platos.
- ¡Espera! ¿¡Qué!? ¿Cómo que viene hacia aquí?
- Si... ¿Qué tiene de malo?
- ¡¿Qué qué tiene de malo?! ¡Jack, casi la mato cuando éramos niñas! - Dijo al borde de la histeria. No puede venir, tienes que impedírselo.
- ¿Yo? ¿Y qué pretende que haga majestad? - Dijo con cierto tono sarcástico en su voz.
- No se: un muro, una ventisca ¡algo que le impida llegar hasta aquí! Pero que no ponga su vida en peligro. Jack por favor yo no puedo hacerlo, no ahora, no sé cómo.
- De acuerdo. Intenta relajarte, ahora vuelvo.

 Jack salió del castillo y echo una vistazo desde el cielo. No sabía exactamente donde se encontraba Anna, ya que se había separado de ella tiempo atrás. Tampoco iba a buscarla ya que no quería perder tiempo.
 Siguió el camino de las escaleras y justo frente a ellas creó un enorme muro de nieve protegido por una fuerte ventisca que no dejaría que nadie se acercase e hizo lo mismo con los alrededores del castillo, quedando así protegido por una fuerte ventisca. Sin perder más tiempo Jack regresó al castillo.
 Elsa no parecía muy relajada. Sin duda estaba preocupada por su hermana, pero sabía que no podía ayudarla y lo único que podía hacer para protegerla era mantenerla alejada. Cuando vio entrar a Jack por la puerta del balcón se sintió algo más aliviada y antes de que pudiera preguntar nada Jack asintió con la cabeza.

- Bueno alteza ¿Empezamos?

9 comentarios:

  1. Hey Yuka! (^u^)/
    Me ha gustado mucho el capitulo.
    La guerra de bolas de nieve de Jack y Elsa me pareció tan adorable :3.
    Tu fanfic me encanta.
    Espero el próximo capitulo ;)
    Bye! (*u*)/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasarte y comentar ^^
      Me alegra que te guste el fanfic, si todo va bien y el tiempo me lo permite el próximo día 10 estará el capítulo 5.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. Hola
    Me llamo sandy
    He leído tu fanáticos y me ha encantado.
    Cada vez me enamoro mas de la pareja de jack y elsa.
    Es crines muy bien
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasarte y comentar.
      Me alegra que te guste el fanfic y que te guste como escribo.
      Ya que estamos espero que lo sigas, no voy a mentir :D
      Un saludo.

      Eliminar
  3. ¡Qué divertido imaginarme a Elsa adulta jugando en una guerra de bolas de nieve! xD

    Al principio no me convencía mucho la pareja de Jack y Elsa, pero la verdad es que ahora ambos empiezan con buen pie (al menos, en este fanfic xD). A ver cómo se desarrolla esta nueva amistad entre los dos personajes animados con poderes de hielo más famosos de Disney y Dreamworks.

    ¡A por el siguiente capítulo, el quinto! :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay mucha gente que opina que Elsa y Jack no pegan como pareja porque son demasiado diferentes, pero yo creo que eso es precisamente lo que los ayuda, ya que se complementan, y el carácter de Jack puede ayudar mucho a Elsa. En cierto modo es algo que quiero mostrar con la historia.

      Eliminar
  4. hermosssssssssssssssssssooooo me encaaaana
    es dificil entontrar un fanfin tan bueno kawaii ♥♥♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, espero que sigas leyendo y que te siga gustando.

      Eliminar
  5. Awwwww tan cuki la pelea de bolas de nieve...
    Quiero más más más!

    ResponderEliminar